EFECTOS DEL MASAJE EN LA MUSCULATURA Y CIRCULACIÓN

Cuando hablamos de masaje generalmente nos referimos a las manipulaciones sobre músculos y tejidos blandos de diversas formas, sin embargo el trabajo a veces se realiza sobre puntos concretos orilla de energía.

Para hacer el masaje se realizan una serie de movimientos de manos, dedos e incluso antebrazo, sobre la superficie corporal del paciente con objetivos calmantes, sedantes y en ocasiones estimulantes o preventivos. Todos estos movimientos deben ser rítmicos pero pueden ser variables en intensidad y en velocidad. Los masajes pueden tener diferentes objetivos, sin embargo, todos comparten el eliminar tensión y mejorar la calidad de vida; en algunas culturas antiguas fue la única forma de remedio contra enfermedades, luego se utilizó para promover la salud y con un sentido terapéutico.

Son poca las contraindicaciones y efectos secundarios del masaje. Si bien para realizar un masaje terapéutico se requiere una formación profunda, también es posible realizar masajes relajantes o descontracturantes a personas sanas con un nivel de conocimiento mucho menor y gozar de todos los beneficios del masaje.

 

Efecto del masaje en los músculos enfermos

Un sesión de masaje por 10 minutos aproximados puede mejorar la nutrición del músculo previniendo la formación de tejido fibroso y con esto disminuir significativamente la atrofia muscular, además de disminuir la formación de tejido adiposo intramuscular y la fibrosis muscular. Por otro lado el masaje aporta flexibilidad, alivia la tensión y reduce el dolor.

 

Efectos del masaje sobre la circulación

En general todas las técnicas de masaje aumentan la circulación salvo algunas raras excepciones. El masaje influye sobre los tres niveles circulatorios; la circulación arterial, la venosa y la linfática.

En general el masaje influye en los vasos de dos formas, por el efecto mecánico de las diferentes técnicas con la presión ejercida sobre los vasos y por otro lado indirectamente a través de las terminaciones neuro motrices de los vasos provocando variación en su calibre.

En la circulación arterial, el masaje produce un estímulo en el flujo sanguíneo, esta dilatación de los vasos genera rubicundez de la zona tratada enriqueciendo de oxígeno y sustancias nutritivas todos los tejidos.

En la circulación venosa, el masaje actúa favoreciendo el retorno sanguíneo, esta aceleración de la circulación venosa supone un efecto favorable en los trastornos venosos periféricos.

En la circulación linfática, el efecto es similar al ejercido en la circulación venosa, optimizando el vaciamiento y así la reabsorción de líquidos y proteínas en la linfa.

 

Contraindicaciones generales del masaje

  • Hemorragias y fragilidad capilar
  • Flebitis, trombosis, linfangitis
  • Cardiopatías descompensadas
  • Brotes reumáticos agudos con artritis reumatoides y gota
  • Afecciones tumorales
  • Afecciones de la piel infecciosas como la psoriasis
  • Infecciones o estados febriles
  • Traumatismos
  • Fracturas sin consolidar
  • Roturas tendinosas y musculares
  • Quemaduras
  • Infecciones agudas como la osteomielitis y la artritis séptica
  • Tumoraciones un bulto
  • Cualquier enfermedad en fase evolutiva

 

Contraindicaciones relativas

  • Embarazo
  • Enfermedades reumáticas
  • Hipertensión
  • Taquicardia
  • Cólicos
  • Contusiones leves
  • Reacciones cutáneas el masaje
  • Hemofilia con facilidad de hemorragias