Reflexología

El cuerpo humano interacciona con su entorno a través de una amplia red de conexiones nerviosas. Estas  recogen estímulos del exterior para luego elaborar una respuesta. Este sistema se extiende por todo el cuerpo humano dando origen a  las zonas reflejas. Es decir, a través de la estimulación de puntos específicos se pueden generar reacciones en órganos y vísceras. Este concepto también se extiende a la Auriculoterapia, Masaje Tuina y a la Acupuntura.

Debido a diferentes factores, como las exigencias de la vida moderna, el smog, el estrés y la falta de ejercicios, provocan una serie de alteraciones en algunos de estos órganos, afectando el funcionamiento total de nuestro cuerpo. En este sentido la Reflexología cumple un papel normalizador, es decir, de recuperación del equilibrio funcional (salud).