Entrevista al Profesor parte I

Por: Angélica Medina

¿Dónde aprendiste masaje?

Desde el colegio siempre me interese por el masaje y a mis 17 años entre a estudiar  Reflexología podal. Recuerdo que después de cada clase, visitaba la casa de mis abuelos y le hacía masaje a mi abuela, mi abuelo y mi vis abuela y luego regresaba a mi casa para practicar con mis papás. En este tiempo descubrí que mi pación era el masaje.

Cada vez que practicaba, intentaba poner toda mi atención en el paciente y esto termino por convertir mis prácticas en verdaderas meditaciones y momentos de silencio.

Al año siguiente por medio de un amigo de la familia y el primer cinturón negro de karate en Chile, conocí a un prestigioso médico internista chino, del cual me convertiría en su discípulo más adelante.

Tuve el privilegio de estudiar durante unos 10 años directamente de un monje budista de la escuela budista Chan (de la cual deriva la escuela budista ZEN japonesa) del cual aprendí Medicina China aplicada principalmente a través de Masaje Tuina.

A mis 18 años ya había decidido dejar de lado mi idea de estudiar Medicina convencional, para dedicarme por completo al estudio de la Medicina China y el masaje.

cursos de masaje

A mis 20 años me di cuenta que tenía ciertas carencias en los temas de anatomía y conocimientos generales de Medicina y me decidí a estudiar Quiropraxia para fortalecer mis conocimientos del aparato locomotor y a estudiar acupuntura para contar con la formación convencional de Medicina China, al menos la formación reconocida en Chile. Para esto estudie un par de años Quiropraxia y 4 años acupuntura.

cursos de masaje

¿Cómo fue tu experiencia de aprender con el monje?

Su cultura es muy diferente de la occidental y hay muchas cosas que podrían llegar a chocar con nuestra forma de ver las cosas, por ejemplo, los primeros años, no podíamos siquiera preguntar, ya que sabíamos tan poco que por el momento sólo teníamos que aceptar lo que él decía y memorizarlo, para luego practicarlo, entenderlo, volver a practicarlo y recién ahí comprenderlo.

Como no se podían hacer preguntas tontas yo estudiaba de otras biografías para apoyarme, además siempre me gustaron mucho los libros y desde que empecé he ido construyendo mi pequeña biblioteca de medicina.